lunes, 19 de marzo de 2012

Diez preservativos

colorfull world by ~cannibalubz | Deviantart.com »
Esto me pasó, hace mucho tiempo, en el supermercado que está en la esquina de Rivadavia y Carlos Pellegrini. En ese entonces estaba casada y trabajaba cerca de ahí, por lo que solía pasar después de mi horario de trabajo para hacer las compras en un solo lugar antes de ir a casa. En esa vuelta compré un poco de todo, y de pasada por la góndola de perfumería vi de oferta la caja de diez preservativos. Sí, leíste bien. Preservativos, forros, condones, globitos, etc. Como les decía, estaba casada pero no estaba en nuestros planes encargarle a la cigüeña, aunque sí escribíamos cartitas con frecuencia. Bueno, se entiende, ¿no? Sigamos. Agarré la cajita y seguí mi recorrido. Pasé por caja y pagué mi compras. Paso por la puerta y... Priiin priiin priiin. La alarma antirrobos sonó descontrolada. El guardia me pidió el ticket y se puso a cotejar uno por uno todos los productos de la bolsa. Todo en orden. Pasó la bolsa y la alarma se activó de nuevo. Ahora, empezó a sacar uno por uno los productos y pasarlos por la alarma a ver si sonaba. A todo esto, ya habíamos perdido como quince minutos y el lugar empezó a llenarse de gente. Siguió pasando por el lector yogures, manteca, galletitas, jabones, sin resultados positivos hasta que de pronto, la caja de condones activó la alarma. Bingo. Con toda la paciencia, el guardia cotejó que el producto coincidiera con lo que decía el ticket, y para eso llamó a un supervisor. El supervisor miró al guardia, me miró a mí, y luego le hizo una sonrisa socarrona al guardia. Cotejó, pasó la caja por el sensor varias veces. Desde donde estaba, le gritó a uno de los cajeros si no le averiguaba el código. ¿Para que carajo quería el código, si el problema era que sonaba la alarma? El cajero le dijo pero a los gritos y riéndose a carcajadas, y todo el público presente se enteró de cuál era el código de la caja de diez condones de oferta y quién fue la boluda que los compró. Yo, ya estaba con ganas de ahorcar a alguien.
–Perdón, ¿cuál es la gracia? Estoy hace veinte minutos esperando mientras ustedes se divierten. ¿Qué, ustedes no usan preservativos para coger? ¿O no cogen, directamente?
–Disculpe, señorita...
–¡Soy señora! Mire, hasta tengo anillo.
–Bueno, señora, lo que pasa es que no puede pasar un producto que haga sonar la alarma.
–No, lo que pasa es que ustedes me tomaron de punto porque compré una caja de diez forros. ¡Sí viejo, cojo mucho con mi marido! ¿Y qué? ¡Ahora quiero asentar mi queja con el encargado!

Ni falta hizo que lo llamaran, porque apareció al escuchar mis puteadas, y por suerte era mujer. Se puso al tanto del asunto, los recagó a pedos a los tres graciosos diciendo que bastaba con anotar el producto en una planilla y punto. Y luego me pidió las disculpas del caso, que mi queja iba a quedar asentada como correspondía y que no volvería a suceder. Y acotó, en voz baja y tono comprensivo:
–No hay nada que hacer; si un tipo compra forros es un capo, pero si es la mujer la que los compra, es una puta.
De más está decir que, al volver a casa, mi marido estaba encantado con la ganga, pero también se mató de risa al escuchar mi anécdota. En fin, hay que tener los cojones bien puestos para aprovechar una oferta de ese calibre y aguantarse las bromas.

Igual, al día de hoy nadie me sacó lo bailado. Con y sin forro.


^_^